EN LA DEFENSA Y CONFIRMACIÓN DEL EVANGELIO.

Como lo presentó el perito arquitecto. Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina,…

2

Tito 2:13, una moneda con dos caras.

 

Un versículo que tenga lecturas variantes, no sirve ni para establecer un dogma, ni para confirmarlo. Este es el caso de Tito 2:13. El texto puede traducirse también así:

13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida del gran Dios, y de nuestro Salvador Jesucristo.

En la lectura anterior tenemos a dos entes, Dios el Padre, y Jesucristo el Hijo.

La pregunta siguiente seria: ¿Se está refiriendo el versículo solamente a Jesucristo, o a Jesucristo, y a su Padre, el único y sabio Dios?.

La respuesta es que el versículo está constituido de tal manera, que las dos opciones son posibles; es decir, puede estar refiriéndose solo a Jesucristo, como a Jesucristo y a Dios su Padre.

En este caso el análisis lingüístico no ofrece  ninguna conclusión, y cuando esto ocurre, si es que se quiere hacer un análisis objetivo del pasaje,  es necesario recurrir a la doctrina expresada sobre este asunto en la escritura, especialmente en los otros escritos del autor.

¿Es Jesucristo el único y sabio Dios en la teología  paulina?. Absolutamente no.

Para el apóstol Pablo Jesucristo es el Hijo de Dios, el Cordero de Dios enviado para quitar el pecado, ni más ni menos; lo mismo sucede con los otros apóstoles. Veamos algunas declaraciones de Jesús de Nazaret, y del hombre designado por Dios para dar a conocer entre las naciones a Jesucristo:

DOS ENTES DISTINTOS:

ROMANOS 16

 27al único μόνον y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén.

JUAN 17

3Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único τὸν μόνον Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Tanto para Jesús de Nazaret como para el apóstol Pablo, Dios el Padre, y Jesucristo, son dos entes individuales.

Solo hay un único Dios verdadero, y no es Jesucristo, sino su Padre. Eso es lo que textualmente enseña la escritura.

HIJO Y PADRE.

JUAN 20

17Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: SUBO A MI PADRE Y A VUESTRO PADRE, A MI DIOS Y A VUESTRO DIOS.

ROMANOS 15

5Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, 6para que unánimes, a una voz, glorifiquéis AL DIOS Y PADRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

Tanto para Jesús de Nazaret como para el apóstol Pablo, Jesucristo tiene un Dios y Padre, al igual que nosotros.

Un solo Dios, y no es Jesucristo, esa en la enseñanza categórica de la escritura.

1CORINTIOS 8

6para nosotros, sin embargo, SÓLO HAY UN DIOS, EL PADRE, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; Y UN SEÑOR, JESUCRISTO, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

En la primera epístola a los de Corinto, el apóstol Pablo, el mismo que escribió Tito 2:13, categóricamente hace la diferencia entre el Padre y el Hijo, de esta manera:

1CORINTIOS 15

 25Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. 27Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y CUANDO DICE QUE TODAS LAS COSAS HAN SIDO SUJETADAS A ÉL, CLARAMENTE SE EXCEPTÚA AQUEL QUE SUJETÓ A ÉL TODAS LAS COSAS. 28Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

Basándonos en lo anterior, ¿cuál sería la lectura correcta de Tito 2:13?

  1. 13aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, (un solo ente, donde Jesucristo es el gran Dios)
  2. 13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida del gran Dios, y de nuestro Salvador Jesucristo.(dos entes)

jorgelsocarras • 6 junio, 2015


Previous Post

Next Post

Comments

  1. jorgelsocarras 9 agosto, 2015 - 6:09 pm Reply

    Efectivamente Arturo, el pasaje es ambivalente, lo cual indica que no es apropiado para establecer ni apuntalar ningún dogma, ninguna de las dos posiciones. Esta es la idea central del artículo.

    El único y sabio Dios no tiene dos naturalezas, ni existe en dos personas, ni tiene análogos. Solo hay un Dios así, y este Dios es el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Lo demás son conjeturas hechas de pasajes ambiguos, con mentalidad trinitaria.

    La verdad inexorable, sin necesidad de mucha elaboración, es que la escritura, especialmente el evangelio, presenta a Jesús como el Hijo de Dios, no como Dios. Roma para poder crear los dogmas que ha creado sobre la persona de Jesús, ha tenido que hacer de tripas corazón, infiriendo en la escritura lo que la escritura no enseña. El gran culto a María, está basado en la sarta de falsedades que han creado sobre Jesús de Nazaret.

    El argumento de que la doble naturaleza de Jesús es un misterio que no todos en la iglesia entiende, es tan vano como cualquier leyenda judaica.

    Los misterios que la iglesia tenía que conocer, ya fueron revelados mediante el dispensador del evangelio revelado: Pablo

    GÁLATAS 1:15 lo explica indefectiblemente:

    15Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16REVELAR A SU HIJO EN MÍ, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre,

    Todo lo que la iglesia tenía que saber sobre Jesucristo y su obra, le fue revelado al apóstol Pablo, el dispensador de la doctrina del NT; y él a su vez lo dio a conocer en sus escritos.

    Lo que Dios le dio a conocer a Pablo, es que Jesucristo es el Hijo de Dios, no Dios; Eso es lo que se puede ver categóricamente presentado en sus epístolas.

  2. Arturo 27 julio, 2015 - 2:46 am Reply

    En todo caso este pasaje sería ambivalente. Le corresponde el significado de dos seres separados si nos atenemos a los pasajes que usa como contexto, pero si usamos los pasajes que comentaba en su artículo sobre las naturalezas de Cristo (Juan 1:1, 10; 10:30…; 14:9; Colosenses 2:8-9; Mt 4:10 + Ap 19:10 + Ap 5:12-13; 1ªJn 5:6-9) puede interpretarse como un solo ser. Y la contradicción queda resuelta en la doctrina de la trinidad: un único Dios eterno, un Ser, manifiesto como tres personas individuales. ¿Doctrina irracional para el entendimiento lógico occidental? Quizás, pero a final de cuentas este es el campo teológico, no el lógico, y toda religión tiene algo de místico, a lo cual ya se lee en el Pentateuco: “Las cosas secretas pertenecen a Jehová..” (Dt 29:29)
    En la historia de la iglesia el debate de si este pasaje debe de entenderse de la manera que usted propone, me parece, había sido también propuesto por Miguel Servetus, quien durante su ejecución clamaba a “Jesús, Hijo del Dios Eterno” y no a “Jesús, eterno Hijo de Dios”.
    Quizá suene extraño, pero en el rigor no me parece que los pasajes de la Biblia tengan una única interpretación inequívoca, sino que Dios en su sabiduría multiforme permitió, usando reglas hermenéuticas claras, como que la Biblia se interpreta a sí misma, una posibilidad de significados que se retroalimentan contextualmente sin contradicción. Pongamos por ejemplo el famoso pasaje de “Lucifer” en Ezequiel 28:14-15. El pasaje explícitamente es una profecía contra el rey de Tiro, pero éste personaje histórico jamás anduvo en el jardín del Edén, ni se paseó en piedras de fuego ni en el Monte de Dios, cosas que aplican más bien a Satanás. Así que el rey de Tiro se vuelve un arquetipo de Satanás, y Dios hace que Ezequiel profetice contra él en el tiempo presente y contra Satanás en el tiempo último. Tengo entendido que los judíos hacían estos juegos de palabras intencionalmente, es parte de su cultura rabínica, usar metonimias y alegorías, juegos de palabras, paronomasias, repeticiones, oposiciones, complementariedad de historias contradictorias, etc. En el pasaje de Amos 1:14-15 se lanza una profecía contra el rey (malkam) de Rabá, profecía que se repite en Jeremías 49:1-3 pero que en vez de malkam (rey) dice Milcom, dios-abominación de los amonitas (1ªReyes 11:5). ¿Entonces para quién iba la maldición: contra el rey o contra el dios-abominación? ¿O contra ambos? Pues contra ambos. ¿De quién profetiza Ezequiel: del rey de Tiro o de Satanás? ¿O de ambos? Pues de ambos. ¿Es Jesús el Gran Dios y Salvador, o aguardamos al Gran Dios y a nuestro salvador Jesucristo? ¿O ambas cosas son lo mismo? Pues en mi opinión ambas cosas son lo mismo, porque aún si este pasaje explícitamente dijera que sólo aguardamos la gloriosa venida del Gran Dios, Hebreos 1:3 nos dice que Jesucristo es el resplandor de la Gloria de Dios, y la imagen misma de su sustancia. Luego entonces, la gloriosa venida del Gran Dios en Tito 2:13 es la segunda venida de Jesucristo que hallamos en Lucas 21:27, Marcos 13:26, Apocalipsis 1:7 y Hechos 1:10-11.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: