EN LA DEFENSA Y CONFIRMACIÓN DEL EVANGELIO.

Como lo presentó el perito arquitecto. Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina,…

3

La inerrancia de la biblia.

La Infalibilidad o inerrancia de la biblia, es el dogma que afirma que el libro que llamamos biblia no contiene errores de ninguna índole. Este dogma va acompañado de este otro: la biblia es la palabra de Dios; es decir, todo lo que está escrito en el libro que lamamos biblia, es palabra de Dios.

Lamentablemente este dogma está muy lejos de la realidad.

A pesar de que todas, o la gran mayoría de las denominaciones cristianas creen tenazmente en el dogma de la inerrancia de la biblia, nadie puede aportar pruebas que demuestren en realidad que la biblia no contiene errores de ningún tipo. La realidad nos presenta un panorama totalmente contrario al dogma; el libro que llamamos biblia en efecto contiene errores diversos; desde discrepancias en su narrativa, hasta errores textuales, pasando por alteraciones del texto con motivos dogmáticos, y una que otras exageraciones, típicas de la literatura de la época donde se escribieron los libros de lo que conocemos como antiguo testamento.

La biblia fue redactada por hombres, y por hombres ha sido traducida; no es de extrañarse, por tanto, que contenga errores.

No es un secreto, por ejemplo, que los primeros cinco libros de la biblia, lo que se conoce como el pentateuco, fue escrito por diferentes autores, en diferentes periodos de tiempo, y no por Moisés como asegura la tradición.

Uno de los argumentos de los apologistas del dogma de la inerrancia de la biblia, es que en realidad lo que es infalible fue la palabra que los profetas recibieron directamente de Dios; sin embargo, si en eso consiste el dogma, seria irrelevante para nosotros, pues no tenemos aquellas palabras dichas por Dios a los profetas, sino un libro redactado por hombres.

Siguiendo aquello de que para muestra un botón, usted puede verificar que el dogma de la inerrancia de la biblia no es más que eso; un dogma, viendo que el autor de Mateo y el de Lucas, dan la fecha del nacimiento de Jesús con diez años de diferencia.

Mateo 2:1

1Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos,

Según el autor del libro de Mateo, Jesús nació entre el año 6 y el 4 a.C. estando vivo el rey Herodes, quien murió en el 4 a.C.

Lucas sitúa el nacimiento de Jesús al menos diez años después, veamos:

Lucas 2:1

1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio (Quirinius) gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad…

…6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, Lc.2

Según el autor del libro de Lucas, Jesús nació en el primer censo que se hizo en Judea, siendo Cirenio (Quirinius) gobernador de Siria, es decir, en el año 6 AD.

Este censo en Judea, solo podía tomar lugar después que Judea dejara el estatus de estado cliente, para convertirse en provincia del imperio, lo cual sucedió precisamente en el 6 AD. Después de la destitución de Archelaus, uno de los hijos del rey Herodes, que recibió Judea al morir su padre. Este censo fue con la finalidad de cobrar taxes a la nueva provincia.

Es evidente que los autores de Mateo y Lucas, no fueron testigos de los hechos que narraron, sino que recolectaron información de otras personas.

Sobre lo escrito en el antiguo testamento, podemos hablar de las ciudades que supuestamente conquistó violentamente Josué con los israelitas en su entrada a la tierra prometida. La arqueología ha comprobado que esas ciudades fueron destruidas, pero no necesariamente por Josué y los israelitas, muchas de ellas fueron destruidas cuando Josué no había nacido; pero los autores de esos libros le atribuyen a Josué la destrucción de ellas para seguir el argumento conquistador.

Con hacer un análisis comparativo en los libros de Josué, y el de jueces, usted se percatará de las inconsistencias en las historias de la supuesta conquista de canán.

Resumiendo, la biblia no es lo que a usted le han dicho que es, el libro que hoy llamamos biblia, no es la palabra de Dios, imposible, en el mejor de los casos, este libro contiene palabra de Dios.

La palabra de Dios es infalible, sin error y eficaz, la biblia no.

jorgelsocarras • 26 julio, 2015


Previous Post

Next Post

Comments

  1. jorgelsocarras 27 julio, 2015 - 10:11 pm Reply

    La realidad del asunto, es que ninguno de los dos autores conoció a Jesús de Nazaret, ellos redactaron su tratado en base a la información que recolectaron de otras personas. Esto hace aún más evidente que el factor humano está presente en estos escritos, lo cual no solo señala el origen de cualquier error que pueda haber en ellos, sino que desmoronar también otro dogma que se ha venido pasando de generación en generación, me refiero al dogma que afirma que estos llamados evangelios fueron inspirados por Dios. Esto a pesar que el mismo Lucas afirma categóricamente que su obra es el resultado de su esfuerzo investigativo.

    No hay nada más contundente para desmentir el dogma de la inspiración de estos escritos que las mismas palabras de Lucas:

    Lucas 1

    1 Muchos han intentado hacer un relato de las cosas que se han cumplido entre nosotros, 2 tal y como nos las transmitieron los que desde el principio fueron testigos presenciales y servidores de la palabra. 3 Por lo tanto, yo también, excelentísimo Teófilo, habiendo investigado todo esto con esmero desde su origen, he decidido escribírtelo ordenadamente, 4 para que llegues a tener plena seguridad de lo que te enseñaron.

    ¿Alguien ve en el pasaje anterior algún indicio de inspiración divina?

    La lógica nos lleva a tomar el relato de Lucas como el correcto, pues afirma que investigó todo este asunto con esmero. Sin embargo, si tomamos como correcta la fecha 6 AD para el nacimiento de Jesús, muchas cosas se alteran, y muchas más no concertarían.

    A pesar de que Lucas se presenta como investigador riguroso, la fecha que brinda el autor de Mateo parece mucho más probable, por varias razones.

  2. jorgelsocarras 26 julio, 2015 - 10:59 pm Reply

    Otra discrepancia que demuestra que el dogma de la inerrancia de la biblia no es más que eso, un dogma, es el relato de cómo murió Judas Iscariote.

    Según Pedro Judas adquirió el campo, y en el mismo murió cayendo de cabeza y reventándose por la mitad. Sin embargo, según el autor de Mateo, Judas arrepentido devolvió las treinta monedas de plata, y se ahorcó, y los sacerdotes fueron los que compraron el campo.

    Hechos 1

    18Este, pues, con el salario de su iniquidad adquirió un campo, y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron. 19Y fue notorio a todos los habitantes de Jerusalén, de tal manera que aquel campo se llama en su propia lengua, Acéldama, que quiere decir, Campo de sangre.

    Leer Mateo 27:3-10

    Cuál de estas narrativas es la inerrante palabra de Dios?

  3. jorgelsocarras 26 julio, 2015 - 10:54 pm Reply

    Estoy convencido que es tiempo que la iglesia conozca la diferencia entre la biblia, y la palabra de Dios. Me siento bendecido de poder poner mi granito de arena para este fin.

    Hebreos 4

    12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

    La palabra de Dios es infalible, es viva, eficaz, y logra el propósito para la cual es enviada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: